Vida de Frey Bach.



Suele pasar, que el hombre teme a lo desconocido, que siente el ser humano un incontrolable pavor hacía aquello que es diferente y extraño, hacía lo indeterminado, hacía aquello que no tiene nombre, queriendo destruirlo todo y someterlo a si. Por eso el ser humano teme a la oscuridad.... por eso vivimos de día y tememos bajo las mantas de nuestra cama en la noche.   Por eso tenemos miedo...

       ________________________________________________________________________________

Frey Bach miraba la sombra formarse delante de si, era una imagen curiosa, el como poco a poco ese vació inmaterial pasaba a ser algo de este mundo. Más real que cualquiera. Era ver como un miedo cobraba vida. Pero eso no asustaba al joven ¿Por qué? Porque nada le asustaba.

-Supongo que no estás aquí para darme un besito-Dijo el chico, aún esperando a que pasara algo- Tengo ganas de gresca, así que date prisa.

La sombra se arremolinaba entonces alrededor de él, sin poder tocar al chico. Él sabía que no iba a pasar nada. Esa nombra de no era de las que "molaban" como él decía. [Para entendernos algo que "Mola" para Frey, es algo con lo que te puedes pelear]

- Vamos...si crees que tengo todo el día... vas listo-La verdad es que hablaba por hablar, no tenía del todo claro si aquella cosa le entendía o no.

El humo negro tomó forma, sin llegar a concretarse del todo, pero estando lo suficientemente definido como para ver más o menos que era. Era algo así como un hombre con un traje elegante, aunque no tenía ni manos ni pies, y en la cabeza tenía algo así como una máscara de gas. Lo único tangible, concreto, era un candado colgando en una cadena que llevaba en su etereo cuello.

- Esto es aburrido... aquí no pasa nada....

La imagen fantasmal se lanzó hacía Frey. Quizá con otras personas los "Seres vacíos" eran más sutiles, quizás entraban en tus sueños, quizá se materializaban como tus miedos hasta sumir tu vida en infierno tal que tu mismo te ponías ese maldito candado al cuello. Pero con Frey había que ser más.... "directo".

El chico sonrió, sin moverse dejó que el fantasma le agarrara del cuello. "Que tonto" pensó. Es como si un niño corre furioso contra un coche... por muy enfadado que esté.... en fin.

-¿Y ahora? Va a resultar que al final si que me venías a dar un beso... que sea con lengua... bribón- Bromeó Frey. Demostrando que no tenía ningún tipo de miedo, ni a ellos, ni a nada- Lárgate si no quieres llevarlas.

El fantasma apretó su cuello. Pero salió volando por un empujón de Frey. Incluso el humo podía ser tocado si uno tenía al voluntad suficiente. El macarra se sacó del bolsillo un cigarro, lo encendió con calma y dio una suave calada. A decir verdad no es que el tabaco le hubiera enganchado... pero el creía que "Quedaba guay" y por eso, seguía dándole al vicio.

-¿Y ahora?¿Qué se supone que vas a hacer?

Un grito. La rabia finjida desde el interior de la máscara de gas. "No tienen emociones" Se dijo a si mismo Frey "No se para que las finjen". La sombra se tiró de nuevo a por él. Frey miraba como se acercaba, sin hacer nada, mirándole simplemente fijamente. Vio como el fantasma casi a punto de tocarle se deshacía en el viento, incapaz de dominar el espíritu del joven, que tenía una mueca entre decidida y aburrida.

- Y el resto.... es silencio.

Él llena el infinito. Él hace que las sombras se desvanezcan. Él hace lo imposible posible.

Él no tiene miedo a nada. Porque él es Frey Bach. Porque él es, la Voluntad.

Fronteras de lo posible.


Simplemente estaba allí. En aquel lugar.

El aire, tan frío como puro, acariciaba sus facciones con la gracilidad que solo puede poseer lo etéreo. Se sentía sola,y ciertamente estaba sola. Sola consigo misma. Una sensación tan extraña. Sabía que en ese lugar ella era el único ser viviente, pero eso no era realmente molesto, simplemente, no estaba acostumbrada. Siempre había pensado que tenía un miedo terrible a quedarse totalmente sola, pero ahora que se veía en esa situación, se alegró de estar ahí, y poder disfrutar para variar de si misma. Aspiró, refresco su cuerpo y su mente. Movió un poco los pies, que sintieron el contacto con el agua pero no se sumieron en ella. Disfrutó simplemente de la visión del armónico movimiento de las ondas del agua sobre el lugar. Hasta el horizonte, quizá también más allá. Disfruto simplemente de lo imposible.

-¿Ahora qué?-Dijo rompiendo ese infinito silencio. Dio un leve empujón con el pie al agua solo para que algunas gotas salpicaran y poder así escuchar otro sonido más.

Esperó.

-Nada. Ahora simplemente nada.-Se contestó a si misma.- Simplemente.... sentir.

Pensó en el porqué de estar allí. Pensó en infinidad de cosas que bombardearon súbitamente su mente. Pero nada. No llegó a ninguna conclusión. Hay cosas que no están echas para ser entendidas, cosas que no tienen porque, o al menos, no un porqué que quepa en nuestras mentes. A veces un lugar tan perfecto e infinito como ese podía estar en nosotros desde siempre y para siempre y  un simple concepto, la importancia real de una palabra podía escaparsenos toda la vida.No se estresó por ello. Tampoco le habría solucionado nada. Ella era de mirar la vida de forma simple, incluso cuando sabía que no había nada más complejo que el vivir, incluso en los sueños.

-Bueno...-Miró alrededor- Y esto es lo que soy yo.Todo esto, y nada más.

Ni siquiera sabía bien que quería decir eso, pero esas palabras le había brotado de los labios, espontáneamente¿Eso era ella? No veía por ninguna parte su pelo castaño, sus ojos almendrados ni su cuerpo de niña "Tendré que hacerme caso a mi misma" Se dijo. Sonrió y contempló su mundo. Durante aquellos segundos eternos, ella se vio perfectamente a si misma, vio su alma, vio su ser. Luego despertó, confundida, como los sueños confunden.

Frunció el ceño. Observó su nuevo alrededor.

-La realidad es muy aburrida-Sentenció. Poniendo morritos.- Muy muy aburrida.

Y la niña pensó, que la realidad, no es más que el comienzo de las fronteras de lo posible.

Algo más.



Mordí su cuello, sentí el sabor dulce de su piel en mi boca. Sentí su aliento recorriendo mi nuca, húmedo y cálido. Sonreí. Paseé mis manos por su cara, sus labios se entreabrieron y su lengua rozó mis dedos. Pegué mi cuerpo al de ella, la apreté contra la pared, en mi manía absoluta de tener siempre la iniciativa de la situación. Miré hacía arriba, mi mirada se encontró con la suya. La lascivia era presa de su gesto, me manoseaba el cuerpo, intentaba desnudarme. Dejé que la camisa cayera al suelo, segundos después a ella se unió la camisa de ella. Juntas nuestras prendas en el suelo igual que nuestros cuerpos. Todo se aceleró de repente. La vi desnuda frente a mi, tomé aire. Tardé unos segundos en reponerme. Era una visión realmente espectacular. Observarla de esa manera. Tan perfecta. Sus gestos tímidos intentaban ocultar los tramos descubiertos de su piel. Quise disfrutar un poco más de la armoniosa arquitectura de su cuerpo, pero la lujuria me pudo.

Las yemas de mis dedos buscaron su cuerpo, palmando cada centímetro de su piel para guardarla en mi memoria. Para sentir el calor que ella aguardaba para mi, solamente para mi. Nuestras salivas se entremezclaron, nuestros cuerpos de unieron totalmente. Sentí su pecho sobre el mio, una puerta al paraíso y toda mi mente se perdió. Ahora recuerdo sus jadeos, recuerdo esa  sensación de pegar nuestros cuerpos sudados y satisfechos, recuerdo los gemidos, el placer, recuerdo su sonrisa y sus pechos, sus curvas, su piel. Recuerdo como los dedos de sus pies se encogían y como sus uñas mordían con fuerza mi espalda.Recuerdo sus ojos mirando a los míos en todo momento.

Recuerdo placeres y sensaciones... un sentimiento, quizá algo más.

Porque contigo, siempre hay algo más.

Vida sin sentido.

Mi vida está llena de cosas sin sentido. Pero he de decir, que sobre todo, carece de lógica para mi un sentimiento tan cotidiano como es el "...." Ni siquiera se que nombre darle...

Es algo tan puro, tan perfecto, tan complejo, que es difícil sacar en claro un concepto de él, y más aún encasillarlo en una palabra. Aunque así es todo más complicado, realmente siento que es difícil para mi aclarar mis sentimientos,  incluso ordenarlos en mi cabeza es una tarea para imposible y asfixiante... no tengo ya muy claro quien es mi amigo y quien mi enemigo, no se quien ha sido héroe o villano...incluso acostumbro de olvidarme de la diferencia entre la realidad y la fantasía. Pero tal sentimiento indescriptible... es la única cosa que se que realmente siento... y solo por ti. Por ti. Cuando te lo intento explicar... muy malamente para mi desgracia te quedas impresionada...porque crees que no eres la más guapa, ni la más dulce, ni la de la sonrisa más bonita.... Uff... eso si que es una locura... y no lo que puedan atribuyen a mi pensamiento....
¡Claro que tienes todas esas cosas! Intento decirte... intento que te veas como yo te veo... intento que sepas que a pesar de que para mi todo eso es cierto... no empecé a sentir esto por ti por ninguna de esas razones... siento esto por ti... porque cuando todo amenazaba con acabar, cuando el dolor corroía mis entrañas y por primera vez desee morir, me cogiste de la mano,tan dulcemente... a pesar de que no me gusta... me miraste a los ojos, simplemente preciosa... sonreíste... y que sonrisa más bonita... y dijiste..."Si quieres morir, no puedo hacer nada por ti, mi vida, pero si quieres vivir, si realmente lucharás por la vida, vivirás para siempre conmigo"
Se que no me entiendes... nadie puede hacerlo... pero de todas formas... gracias por intentarlo... Por eso... digo que te quiero...
Cuerdo o no, puedes estar de ello segura.

Una lágrima de tus ojos.



Él mundo está lleno de lágrimas.

Lágrimas, llantos de tantas y tantas personas, lo noto, lo siento a mi alrededor. Todo el mundo llora, sin descanso. La alegría, reducida a ser un naufrago en el mar del desasosiego. Todos lloran. Heridos por personas a las que quieren, ultrajados por si mismos, por sus conciencias y por una moral que se les ha impuesto, corroídos por dentro, sentimientos que envilecen sus mentes, enfermedades sin cura que no matan al cuerpo, sino a nuestra vida misma, al corazón dentro del alma, a la esencia de nosotros mismo. Esa enfermedad que apaga esa luz al final del túnel que nos susurra un dulce "Todo estará bien"
Un mundo de lágrimas. De lágrimas negras que ensucian y envenenan aquello cuanto tocan.
Eso es el mundo para mi, que soy apenas un niño, una brote en este jardín yermo. Aquel que simplemente se ha cansado de todo esto, que espera de la vida la muerte. Tan prematura que ni me deja siquiera florecer.
Y me siento completamente solo, abandonado a mi suerte por mi propio mundo. Me dejo caer, simplemente me dejo caer.
Una última lágrima.
Lloras, por mi. Por mi vida, por mi alma. Por mi. Porque a pesar me todo aún quieres que resista, porque a pesar de todo aún me mientes y me dices"Todo estará bien"... y yo, por ti, me creo. Y vivo, por esa última lágrima derramada por mi.
Y esa lágrima, solo puede salir de tus ojos.

La ciudad de los perros/Parte 1/[Sin terminar, segundo esbozo ]




Como no, era de noche.Como si la luna inútilmente quisiera tapar los pecados de esa ciudad..Llovía.Siempre llovía. La lluvia caía sin parar con la esperanza de borrar lo imborrable.Pero era inútil allí.

En esa ciudad. La ciudad de los perros, todo intento de redención era inútil.

La civilización había dejado de tener sentido,normas morales, leyes, razonamientos. Todo era algo negativo, algo que les hacía sentirse culpables por comportarse como lo que eran. La política había sido despreciada, se mantenía únicamente para tener una excusa de que todo fuera tan mal, porque todo iba realmente mal. Desde siempre.

¿Qué se podría esperar de un lugar donde las dos únicas enfermedades eran la sobriedad y la virginidad? Él, desde luego, no esperaba nada.

Pegó un trago más a la cerveza. Aquel líquido, ya caliente hizo que pusiera una mueca desagradable. Dejó que su mente divagara, que tuviera una conversación consigo misma. Miró a su alrededor, nadie se comunicaba con nadie,a lo sumo se ladraban unos a otros, en busca de pelea, en busca de un buen polvo, en busca de si mismos y de infinidad de cosas más. Él se replanteaba si esa ciudad había cometido sacrilegio igual al de la Torre de Babel y si habían sido condenados con el mismo castigo. Aunque bien pensado, quizá él fuera el peor de todos, que aunque hubiera tenido la posibilidad de hablar, no lo habría hecho. Porque como él solía bromear"Los perros malamente entiende el castellano.... claramente son más dados al inglés" Desde luego, nadie atendía a las gracias del chico. Incluso él mismo sabía que no era gracioso. Pero eso tampoco era como para montar un drama. Él estaba en contra de los dramas. Siempre humor. Había que tomarse la vida con humor. Quizá esa fuera la causa de que el mundo estuviera lleno de payasos.....

Se despidió del lugar. Se preguntaba incluso el para qué había entrado. Paseó por el lugar. Veía manos que se tendían hacía él. Gente que se arrastraba en busca de algo que les ayudara, porque ellos se habían abandonado a si mismo y no podían ya levantarse. El Vacío estaba en al ciudad. La falta de voluntad finalmente se había hecho notable.

Una chica le sonrió, se acercó a él y tocó su pecho, él la miró con desprecio, como despreciaba a todo lo de aquella ciudad. Clavó su mirada en los ojos de la chica. Suspiró levemente. Aquella chica tenía la miraba vacía. Su vida cada vez más cerrada y seguramente las piernas cada vez más abiertas. "Una más" Pensó para él.

Locura/Delirio.


-Sueño, hambre... el calor de un cuerpo-"Es ella, siempre es ella"- Gula, dolor, soledad, sufrimiento, sonrisa, alegría- "Calla, vive, muere, destruye, sigue, vive, vive ¡Vive!". " Llora, es inútil. Siempre estarás solo, muere"- Duda, extraño, aceptación.-" No hagas caso, vive, no estás solo, la tienes a ella." Ella.... siempre ella.- Amor, cariño, comprensión, miedo.- Eso es lo que siento....-Una caricia, un abrazo, un beso, pero no huele a ella, no es su tacto ni su cuerpo.-¿Quien es?" La locura, quien sino, no estás solo, pero ella será por siempre tu única compañera"¿Ella?" La locura, quien sino. Solo existís los dos, tu y la locura. Por y para siempre"- Duda- ¿Solos yo y ella?" Solo tu, tu y la locura. Tu eres la locura."- Yo... yo no...-Llanto, desesperación, miedos infantiles, recuerdos¿Existen realmente?- "Tranquilo, aguanta"- ¿Aguantar? ¿Para qué?¿ Por qué?-"Por ella"- ¿Por ella?¿Ella?¿La locura?.-"No ella, sino ella"-¿Ella?¿Ella? ¡Que se vayan todos!-Poder, locura, soledad absoluta, vació- Ya no hay nadie..."Solo tu, y la locura" Yo lo he hecho..."Tranquilo, ella te perdona, ella siempre te perdona, nunca se irá de tu lado" Si... mi locura... siempre a mi lado-Solo locura, un momento que dura eternamente. Arrepentimiento- Si pudiera... volver hacía atrás...-"No lo necesitas, la tienes a ella" -Ella me da miedo...
-"Es que ella es el miedo, ella es tu, te tienes miedo a ti mismo"- Verdad, miedo, soledad-"Tranquilo, está ella, no la soledad, ella"....."Ella"...."Ella"- Una y otra vez- ¿Ella?...."Si, ella" Ella...-Amor, cariño, comprensión y miedo- Eso que siendo... no es la locura, sino ella....- Una caricia, un abrazo, un beso- Oh... huele a ella...-Una sonrisa, tu sonrisa, compañía, felicidad.-

"Tengo una pregunta en mente que a veces me tortura, ¿Soy yo el loco, o los locos son todos los demás?"

Caminos de la vida.



Es cierto, me desasosegaba el pensar que iba en una dirección elegida más bien al azar sin objetivo preciso. Pero mejor ir hacia delante sin objetivo que sin objetivo quedarse en el mismo sitio, y con toda seguridad infinitamente mejor que retroceder sin objetivo.

Y avancé, a pesar de que tenía los ojos secos y cansados. A pesar de que las zarzas arañaban mi piel. A pesar de que mis pies sangraban, a pesar de que el camino era cada vez más difícil, a pesar de que ya no tenía nada claro, a pesar de que aún me quedaba algo importante que perder y que ya no estaba seguro de que tras este camino hubiera algo que ganar, a pesar de todo,no me detuve nunca, solo avancé.

Quizá habría sido fácil el parar, el simplemente dejarme caer allí y dejar que mi cuerpo formara parte del olvido. Pero no. Porque en algún momento recordaba el haber tenido la determinación de ir hacía allí, aunque aparentemente fuera sin motivo, y ese recuerdo era lo que me hacía dar un paso tras otro, hacía aquel destino que desconocía, por el simple placer de recorrer yo mismo mi vida.

Diría que sucedieron ciclos de noches y de días, de estaciones y de eras, pero todo eso no fue más en realidad que un segundo. Pero es que cada vez era más angosta la subida, a mis fuerzas las podían los dolores y el hambre y eso distorsionaba mi capacidad para medir el tiempo.En definitiva, era todo pura agonía y seguramente me lo habría replanteado todo si me hubiera parado a pensar. Pero como dije, nunca me paré.

Y en cierto momento vi cercano el final de todo aquello, y eso me dio fuerzas para una última carrera, dejando mi vida a la suerte y anhelando el tomar por fin una bocanada de aire fresco que aliviara del martirio de ese infierno a mis cansados pulmones. Llegué al final.

Y lo vi. Abrumador fue ver ante mi una cantidad tan perfecta de belleza, una armonía tan pura compuesta por  mi mundo y yo. Lo vi todo, vi toda esa belleza, la noté rodearme y entrar en mi... y en ese momento...lo comprendí.

Comprendí, que ninguno de nosotros, sabemos absolutamente nada de la vida.

"El primer vacío"



Las flores más hermosas, son las primeras en marchitarse.

Me mentiste cuando dijiste "Estoy bien"

Me mentiste cuando me sonreíste.

Me mentiste cuando me dijiste que te veías bonita.

Me mentiste cuando no lloraste.

Me mentiste cuando me abrazaste.

Me mentiste cuando me besaste.

Me mentiste, una y mil veces, y no me importó, porque yo también mentía.

Pero una vez, una sola vez, y parece ser, que más que suficiente te pregunté...

"¿Eres feliz?"

Y asentiste. Me mentiste.No me importó¿Pero sabes? Por primera vez, también te mentiste a ti misma.

Y tus palabras para mi quedaron vacías.

Supongo que nuestra vida es una bonita mentira, hasta que nosotros mismos empezamos a creérnosla.



El príncipe de los Infiernos.


"Y sentí el aliento de ella hinchando mi pecho.  Tomé aire de sus labios y viví durante un segundo más. Ella tomó aire de los míos, y ambos respiramos.Yo tomé aire una vez más, y no quise pensarlo, y no quise decirlo, pero esa sería quizá la última vez."

A todos nos condenan por algún pecado, el mio, fue robar la vida de tu pecho. Mi pecado fue poseer aquello que era libre. Robar tu vida fue mi pecado...

Y miré dentro de mi, en los círculos de mis Infiernos en un afán desesperado de llegar a algo más, de sentir esa lágrima de redención que dan los besos de la dama, en un intento inútil de alcanzar las puertas del Purgatorio para ir a un lugar donde mis pecados serían perdonados.

Y es que yo no quería sentirme puro, yo no quería sentirme libre, yo no quería sentir la vida fluyendo por mi cuerpo. Yo no quería acallar a mis demonios ni borrar de mi a los Infiernos, yo solo quería que ella me tendiera la mano, cogerla e ir a los cielos, al Paraíso... y en ese lugar, sin importar como fuera, contar las estrellas con ella.

Robar tu aliento fue mi pecado...

                             ... el no sentirlo nunca más,fue mi condena.


Y grano a grano cae el tiempo del reloj. Y todo el mundo corría a guardar su tiempo para que no se le acabara. A esconderlo. A la carrera y entre empujones. Buscando desesperadamente conseguir un segundo más del que se le había dado.

``Cuando no tienes nada, cada regalo es un milagro``

Él pensaba eso. Y es que él no tenía nada, él no era dueño de nada, ni siquiera el su tiempo de vida. Ni siquiera de sus recuerdos. Porque todo cuanto tuviera, podría serle arrebatado. Pero en cada segundo, solo para él ocurría un milagro. Y es que alguien, no sabía el joven muy bien quien, le regalaba un instante más de vida. Y él agradecía a cada pedazo de su existencia este hecho, cada segundo agradecia el próximo momento que le habían dado.

Y vivía feliz, porque su misma vida era un regalo, un regalo que no dejaría que fuera desperdiciado.

Y ella llegó y reclamó a todos lo que era suyo. Todos cayeron, todos fueron a ese abismo en el que no importaba cuanto tiempo pudieras haber acumulado.

Y ella le reclamó a él lo que era suyo. Pero nada puede darte el que nada tiene. Nada puede darte ese último arroyo libre que no es dueño ni siquiera de las aguas que lo forman.

Y entonces, nada pueden quitarte. Cuando solo tienes ese segundo de tu vida, que es para ti un regalo. Entonces, serás feliz, y tu vida será un milagro.


La vida es como una carretera recta en la que solo existe la opción de avanzar.

Las múltiples posibilidades que se abren ante nosotros en cada segundo son meras ilusiones, no son nada, realmente solo existe el momento vivido y no el que podría haber sido, el que podría estar siendo o el que podría algún día ser.

Y avanzamos, acercándonos a encontrar el sentido de nuestra vida. Un sentido útil solamente un segundo, solo un instante. El último instante de nuestras vidas.

Ese segundo será como un examen, una prueba que nos hará repasar cada momento de nuestra vida.

Una prueba que nos hará una sola pregunta, a que deberemos contestar, admirando la totalidad de nuestras vidas si sencillamente, esa que será nuestra vida, ha merecido o no la pena.

Cien pasos entre el vacío.


Y con tal de tenerlas....

Quería tener el mundo entre mis manos.

Viviendo para mi mismo, solo con  mi libertad y propia compañía.

Viendo el mundo como un lugar lleno de "Nadies casi perfectos" que por la simple arrogancia de querer ser alguien acabaron en los pozos con la escoria.

Lejos de todo eso caminé sin descanso entre una bruma espesa y fría.... nada había en la bruma, salvo una figura femenina.... una silueta que a cada paso que yo daba, más se difuminaba.

Quería tener esa silueta entre mis brazos. Quería tener el mundo entre mis manos... pero no puedes atrapar algo que no es real... así que me rendí a ella... Un único instante, un único momento en el que mi voluntad cayó... y fue para ella suficiente.

Más helado su tacto que la bruma... posó con cuidado sus manos en mi cuello... y durante ese segundo, el mundo, mi mundo, estuvo entre sus manos...

Entonces acepte el sentir, en un último intento de vivir... y sentí... sentí cada eslabón de la cadena marcando mi piel... el peso de esas cicatrices que desfiguraban mi alma... el primer roce y la primera caricia tuya... el primer beso...

Sentí mi aliento, ahora extraño... sentí por un momento mi propia vida...

Me lo entregaste, en tan solo un segundo... me entregaste el mundo, mi mundo... y yo, tonto, sin pensarlo siquiera una fracción de segundo... te lo devolví..

Retomé lo que siempre fui, un adicto a algo que me era ajeno... adicto a algo que no era necesario en mi mundo...

Me volví adicto a tus caricias... 

Y con tal de tenerlas, encadené mi alma a ti.

Lluvia de cerezos.


Ella decía que los latidos de su corazón llevaban mi nombre. Ella decía que nuestras existencias tenían la finalidad de crear algo que aunque fugaz, sería perfecto.

Ella me decía palabras bonitas. Y a mi me gustaban. Palabra bonitas en boca de una chica bonita.

Ella prometía sueños y momentos que el destino nos había concedido solamente a nosotros. Ella prometía un instante que sería más intenso que toda una vida.

Ella decía que toda vida debería tener un motivo o una causa, que sin él, la existencia era algo fugaz y estúpido. Ella decía que yo era su motivo.

Así que en aquel lugar, yo escuchaba sus palabras, escuchaban como caían de su boca igual que la lluvia a mi alrededor, era todo como una novela, eran cosas bonitas, eran el más perfecto libro de fantasía. Pero eran eso, fantasía. Eran palabras que estaban orientadas al mundo, no a mi. Eran palabras que habían perdido el significado por haber sido dichas a tanta gente, eran palabras tan bonitas como falsas. Eran palabras que no me identificaban.

Pero yo escuchaba aún así, esperando conocer el final de ese cuento que tenía una dedicatoria demasiado gastada. Pero el cuento se acabó un día.

Así que cuando su última palabra calló, a la vez que el nublado cielo se despejaba, me levanté. Agradecí la poesía, la cháchara y la palabrería y me fui. Ella solo lloraba. Hasta que en una nueva tormenta una nueva persona buscara cobijo entre brazos de un engaño de bonitas y repetidas palabras.

Mucha gente ha caído en ese truco viejo... yo por suerte, simplemente escuchaba una historia.

A día de hoy no sé lo que es sentir un vacío en el corazón que sólo otra persona que te quiera puede llenar.

Pero, a veces, supongo, no queda otra opción que vivir sin esa otra persona.

Pureza.



Pureza.

Anda perdida junto a Inocencia.

No la verás entre putas que durante años han buscado ser princesas por un día, cuyos cuerpos hinchados y demacrados no huelen ni a jazmín ni a rosas, solo a semen y vicio.

No está en el embudo de ninguna de esas jeringas, ni en el poso de esas copas. 

No está en la cima de ninguna escala social. No se compra con ninguna suma de dinero.

No andes tras ella con los puños, que no se alimenta de la sangre derramada, no existe arma que la gobierne. 

No se consigue plasmar con un pincel, no se puede encerrar en un lienzo. No está sometida a ninguna escala musical, no es un olor ni una caricia.

No es algo que se encuentre en un libro algo bonito.

No es algo que se someta a la voluntad.

Llegado el día.

Ni siquiera se si podríamos apreciarla en su medida..

No se si se ha perdido o si nunca ha existido...

Simplemente... 

Supongo que algunas cosas, desaparecen en cuanto intentamos buscarlas.







De una mentira para otra mentira.



Supongo que todos tenemos o hemos tenido la imagen de que nuestro padre era un super héroe... para mi no lo era... para mi era simplemente.... el hombre de hielo...


Era un tipo duro... yo pensaba que era un tipo duro... le mirabas a la cara y sus ojos eran de hielo, se te helaba el alma... sabías que sus palabras eran órdenes, que no había réplica posible, que nada de lo que dijeras iba a afectarle. No había maneras de desviar el tema o la atención, era un tipo listo... no había juegos mentales útiles con él, se las sabía todas......


¿Sabes? Nunca le vi llorar.... nunca....


Sus amigos murieron, algunos... su familia quedó destrozada por un mundo demasiado grande para gente tan pequeña... el amor de su vida se arrastraba por el suelo, llorando...con el más profundo de los pesares.... su niña... se pudría por dentro... su hijo...sentía  agujas en su piel... correas,dolor insoportable... y en ningún momento lloró... nunca... ni siquiera cambió su semblante... abrazaba... decía palabras amables... estaba allí... pero no transmitía calor... porque no era humano.... era un hombre de hielo...


Pero un día... él lloro... yo lo vi.... solo yo... y nadie más... él lloro... yo le pregunté... sin que me temblara el semblante... él me contó un cuento... él era el protagonista. Yo siempre fui muy impaciente. Quería saber el final, pregunte. Pregunté si el cuento tuvo un final feliz... "Tuvo el más feliz de todos" No entendía esa respuesta.


La verdad es que aún no se la historia... pero tampoco quiero volver a preguntarla... ese hombre.... ese hombre de hielo...se había fundido... me horrorizaba esa idea.


Yo nunca lloro.


A mi me llaman el chico de hielo...de un hielo que nunca se funde...


Una vez simplemente esperaba... simplemente, miraba las tragedias a mi alrededor... hay muchas tragedias en los hospitales... hay muchas tragedias en la zona a la que voy del hospital...


Mientras simplemente esperaba,vi a una niña .No mucho mayor que mi primo pequeño... no hablaba, casi no se movía, realmente, no parecía un ser humano.


Su madre, la mujer más torturada que he visto en mi vida, sonreía, la peinaba, le decía a todos que era muy guapa,  le besaba en la mejilla dejándola el pinta labios marcado... se lo limpiaba con una caricia. Yo conocía esa enfermedad, enfermedad de Balo, ni siquiera debería conocerla... la niña no escucha... la niña no siente... la niña solo ve a la madre... es una enfermedad que te mata desde el primer día... pero te sigue permitiendo existir.


Según escuché... la enfermedad era degenerativa, no tiene cura... la niña llevaba así casi dos años... el cuento de esa bonita princesa estaba por terminar.... un cuento corto...


Hoy, mientras esperaba, he visto de nuevo a esa mujer. El médico le ha preguntado si la niña tuvo un final feliz.


La mujer sonreía mientras lloraba, a mi todo me parecía sacado de una película, pero ella simplemente dijo "Tuvo el más feliz de todos"


Hoy he entendido al hombre de hielo.


Hoy, he entendido...que no existe ningún hombre de hielo.





Espinas de rosa.



-¿Lo has vivido?

....

-Esa sensación cuando una enorme aguja quiebra tu piel, cuando las correas te sujetan fuerte porque el dolor es insoportable... cuando tu corazón quiere parar, pero no puede, no puede evitar ir tan rápido que no puedas ni recuperar el aliento ... esa sensación, cuando tus ojos lloran, tu vista se va haciendo borrosa .... tu piel arde, tu sangre es un veneno para ti mismo... tu cuerpo se muere... y tiene el suficiente egoísmo como para querer que te vayas al infierno con él...

....

-¿Lo has vivido?

....

-Por suerte, no todo es agonía. Puedes moverte... las marcas de las correas se han borrado casi... aunque nunca lo harán del todo... tu corazón sigue... nunca como antes... pero sigue... tus ojos ya no lloran... se han secado... tu piel... tu piel está fría, muy fría... tu sangre fluye con libertad por tu cuerpo... tu cuerpo vive... y quiere que vivas con él....

....

-¿Lo has vivido?

....

-Esa sensación... de respirar de nuevo... de aprender a andar otra vez... de vivir... de sentir a tu alrededor una brisa nunca te habías dado cuenta de que existía... esa sensación de apreciar cada segundo de tu existencia de una nueva manera... eh ... supongo que no... que no lo has vivido... y por eso no entiendes estas palabras.... a decir verdad... ni yo lo entiendo del todo bien... simplemente se... que he pasado por todo eso... pero no lo recuerdo...

Ha decir verdad, recuerdo muy pocas cosas... mejor así....

....

-Si... si... está bien... cogeré la flor.... pero deja de mirarme así... ¡Auh! Pincha... no, no es nada... solo es un poco de sangre... deberías quitarle las espinas a la rosa... Espera.... ya lo hago yo... no...déjame... que yo lo hago te digo...

....

-¿Qué por qué? Porque pequeña....no quiero que te claves unas espinas que son para mi...




Miente y deja mentir.


Yo antes era muy callado. No hablaba casi nada, simplemente escuchaba todo lo que tenían que contarme. Hora tras hora, historia tras historia, yo iba comprendiendo el mundo que me rodeaba. Y admiraba a los protagonistas de esas fábulas. Realmente deseaba que llegara el día de ser yo el que tuviera algo que contar.

Y llegó el día, tenía montones y montones de cosas que decir, vivencias, experiencias, acciones que solo tienen cabida en los cuentos de hadas, proezas dignas de héroes de leyendas... y tenía ganas de que alguien me admirara de la misma manera que yo admiraba de pequeño...

Pero no pudo ser....

Yo tenía en mis recuerdos, mi vida ... tenía enseñanzas que sólo la vida de un camorrista enseña ... quería contar mil cosas, pero nadie las quería escuchar.

¿Quien escucha mejor que nadie? La botella... pero eso es para perdedores, para pringados sin voluntad, una herramienta como otra cualquiera para olvidar que has olvidado tus sueños, una herramienta para olvidar que no sabes tener las piernas cerradas cuando bebes.... Je.... una herramienta para olvidar quien eres...

Esa no es la actitud que me gustaría que se dijera de Frey Bach....

Pensé, en si mis historias eran tontas, en si mis vivencias eran absurdas o en su sus lecciones estaban ya más que aprendidas, pero no era así... yo había aprendido a golpes... y quería contar esto para que los demás no aprendieran de la misma manera....

Finalmente entendí que es lo que pasaba...

Mis historias, eran reales... a nadie le importa lo que es verdad o lo que no... nadie quiere escuchar más veces la verdad... la gente quiere evadirse de todo... y entiendo el porque...

¿Sabes? Pequeña... ¿Por qué te cuento todo esto? Porque tu siempre dices que solo es mala la mentira.... no sabes de lo que hablas...

¿Sabes pequeña? Quizá debería dejar de pensar en estas cosas... quizá deberías ser tu la que me contara cuentos a mi.... y de verdad... espero poder creérmelos...

No me mires así... se que serán mentiras... pero niña... no tienes ni idea de lo hermosas que son las mentiras.

Engaño acordado.


Lo primero que ella me dijo fue : "La felicidad, proviene de un engaño acordado"

Supongo que no era lo que ella esperaba.

Cuando nos vimos por primera vez, yo vi una forma, unos labios pintados en una tonalidad que me hacían pensar que era alguien pasional, o que quería aparentarlo, unas pestañas que eran muy llamativas y un escote que lo era muy poco, lo que me decía que quería impactar con su mirada y no con lo que guarda su sostén. Vi un cuerpo formado, atrayente.Vi unas manos delicadas, cuidadas.Vi belleza. Pero no la vi a "ella". No pretendía hacerlo.

No tengo ni idea que es lo que ella vio en mi, no se cual de mis formas o de mis "encantos" hizo que la chica se fijara en mi.

Le pregunté durante la noche. Fueron mis ojos, fueron mis labios, fue mi cuerpo, fue mi manera de hablar, pero no fui yo.  Ella "No me vio". No pretendía hacerlo.

Hablamos, no sabría decir como era ella, ella no sabría decir como era yo, pero ambos queríamos que al menos por ese día resultar atractivo al otro.

En ningún momento vimos al otro, vimos simplemente una imagen etérea y sin definir de un sueño o idea en el cuerpo de alguien que simplemente estaba delante. Yo vi a la "Dama del deseo" tan fogosa como tierna, tan cálida como misteriosa, tan sensual como inalcanzable, una mujer que no necesitaba mi cuerpo ni mi pensamiento, pero que lo apreciaba por lo que era. Ella vio a la simple libertad, una diversión sin compromiso, alguien alegre que no daba importancia a sus anteriores encuentros, ella veía unos ojos que contemplaban su cuerpo tal y como era, y que por ello lo deseaba, ella veía a alguien que sentía como era ella misma, y que no la juzgaba,alguien que carecía del pensamiento ajeno, que solo importaba el placer que le diera la otra persona y no quien fuera esa. Nacieron sensaciones que quedan grabadas en la memoria de forma tan punzante e intensa que luego son imposibles de reproducir. Palabras de significado relativo, belleza con máscaras de lujuria. Un gemido, un jadeo. Algo que no sabía explicar¿Qué lo intente? Quizá sea eso a lo que tu llamas pasión.

Y vivimos una noche, uno junto al otro, compartimos un tiempo tan inútil como divertido. Besamos otros labios y nos recostamos con otros cuerpos, sentimos sensaciones que no llevaban nombre pero si etiqueta, acariciamos en los cuerpos desnudos y sudorosos del pecado nuestras propias conciencias. Acallamos preguntas por miedo a no saber responderlas.

Durante esa noche, yo la amé a ella.

Durante esa noche, ella me amó.

"Ambos nos amamos y todo por un simple engaño acordado"

Supongo que yo no era lo que ella esperaba, ella esperaba una mentira, pobre alma fría, tu no eres "La Dama del deseo" pero yo si soy "Esa simple libertad", "Ese al cual no sabías que esperabas", soy "El engaño acordado" simplemente soy "La imagen de la verdad"

Fuego/Hielo.


Cree que me doy cuenta. Seguramente piensa que gracias a mi prodigiosa inteligencia entiendo la situación en la que está, que se por lo que está pasando, pero que simplemente estoy pensando en otra cosa o que no me importa como se siente. Pero eso no es cierto, simplemente, no entiendo nada. En cada palabra hay un nuevo suspiro, en cada parpadeo una nueva mueca, y yo no se interpretar nada. Así que simplemente me callo. Espero, la miro, y me callo.

A veces la beso. Es lo mejor que puedes hacer cuando no sabes muy bien que pasa, cuando simplemente quieres hacerle saber a la otra persona que estás ahí ¿Sabes? Debo reconocerlo, la beso a menudo.

Tiene problemas.E incluso algunas veces lo reconoce. Hablamos sobre ello. Ella habla sobre ello. Yo le digo que me parece que es bastante bonita. No creo que le consuele. Debería.

Yo no tengo problemas. Ella me dijo una vez"Incluso tu, chico de hielo, tienes que tener problemas alguna vez" y la verdad es que no. No tengo ninguno. Por eso le digo que siempre estoy bien, porque odia la mentira. De todas formas, no me cree. Así que tengo que decir que los tengo, aunque sea muy de vez en cuando. La conozco, aunque no tengo ni idea de si ella misma lo sabe, le duele ser la única que "Agobia" al otro con sus conflictos. Me da lástima en ese sentido. Se agobia demasiado.

No me importa lo más mínimo mi alrededor, ni la gente que esté en él. No me importan las palabras necias que no sean las mías. No me importan los supuestos problemas que me rodean. No veo motivos por los que sentirme dolido. Pero ella los ve, porque se preocupa por mi. Más que yo incluso. Y eso es difícil.

Ella se preocupa por mi, por mi vida, por mi salud, por mi familia, por mis pensamientos, por conocer esas escasas sensaciones que muy de vez en cuando se dejan caer por mi cuerpo. Ella se preocupa por estar bonita para mi, por gustarme, por ser dulce conmigo, por no atosigarme. Ella se preocupa por las cosas que cree que a mi me preocupan.

¿Y por qué me preocupo yo? Yo me preocupo porque simplemente sonría.

Cielo...

Para mi, esto es complicado. Hazlo fácil. Así que, simplemente, sonríe. 



Perros y no personas.



[Hace años]

Salté a por ella, ella me esquivó, me agarró bien y me inmovilizó. Dejo de poder hacer eso poco después. Siempre he sido un chico fuerte.

-¡Mamá!-Me reí. Me estaba haciendo cosquillas. Eso no vale. Es injusto.Eso pensaba de aquella- ¡Párate!

Ella no para hasta que ve que estoy rojo rojo. Odiaba las cosquillas, pero que ya hace tiempo que no las siento, las echo de menos. Ella se quedó quieta. Me miró. Tiene ojos de madre. No sabría decir que es eso justamente, pero tiene los ojos de madre más bonitos que existen.

-¡Ultima vez que me despiertas así, Keit!-Siempre llamé a mi madre por su nombre de pila. Ella ríe. No reía muy a menudo. A veces conmigo. Y con papá, con papá reía todo el día. Papa siempre fue el puto amo.

-¡Frey! Haz el favor de pararte... anda... vamos a la bañera.

-¿A la bañera?-No me parecía mala idea. Me gustaba estar en remojo. Aún me gusta.

Ella se metía en la bañera. Yo siempre tardaba más en desvestirme. Puede porque ella casi siempre iba medio desnuda por casa. Manía que ahora mismo tengo. Siempre la miraba. Tenía muy buen tipo. No se parecía en nada a las madres de mis amigos, si es que se puede decir que tenía de eso de aquella. Era una madre jodidamente molona. Me metía en el agua con ella y hablabamos de cosas. Ella me hablaba de países que quedaban por sabe dios donde. Ella decía que yo los visitaría todos algún día. De ella nunca decía nada.
Nos quedábamos allí un rato, el agua estaba ya fría. Pero ni ella ni yo eramos frioleros ¡Eso es para nenazas! O eso pienso yo.

Llegaba papá. Se desvestía en un momento y a la bañera que iba.

-¡Su puta madre!¿ Estáis muertos o qué? Joder... que frío...-Se echaba a reir y ponía el agua caliente, hasta desbordar la bañera, a él le daba lo mismo. Ya fregaría luego, si eso.

-Papá... eres una nenaza.

-Anda chaval... dime eso otra vez cuando te hayan salido pelos en la polla...-Le abrazaba a mamá y la besaba. Se les veía bien juntos. Eran muy parecidos, en personalidad y en físico. Y sobre todo en vicios.- Enano, tu no mires...-Se reía, mamá también y empezaban a jugar conmigo. Yo no era ningún crío para esos juegos, o eso pensaba. Pero ahora, tengo que jugar a gilipolleces similares con la Pequeña, y realmente, me divierten.

Saliamos del baño, a mi me daban la cena, ellos no solían cenar. Si eso se metían un pico o dos, pero nada jarto. Me acostaban y se iban a su habitación. Se los escuchaba follar, para que mentir ¡Pero bien que hacían disfrutando, joder!

Eran unos buenos padres, irresponsable uno y otro. Muerto uno y muerto el otro por cierto candado que llevo ahora al cuello... pero... ¿Qué cojones hago contando estás mariconadas? ¡Su puta madre! Vah...¡Ah! Coño, ya... concretando...

A pesar de lo que digan los listillos esos... no somos nuestras palabras, nuestras compañías ni nuestros actos, simplemente somos la intención con la que hacemos cada cosa, somos la voluntad para hacer que nuestro mundo tenga sentido.

Porque que no os engañen esos libros de palabras bonitas o esas frases cucas de las películas, no somos dueños de nuestros actos ni de nuestras vidas, porque somos perros, eso es la verdad. Pero al menos, podemos elegir a que correa debemos rendir cuentas.






Dragones y princesas.



Hace un frío de cojones. De verdad, que hace un frío de cojones. No se como puede estar tan enérgica esta cría. Desde luego no es friolera. O quizá el mundo por descubrir le da calor. O mejor de todo... preferiría pensar que es mi compañía la que le da calor.

El plan del día iba a consistir en dar una vuelta, algo así, ella me iría contando anécdotas suyas. Totalmente inventadas, eso es verdad. Que a mi eso no me importa en absoluto, verdad también.

Luego, quizá vea algo que le llame la atención, y me preguntará, y yo no sabré responder, o no querré, pero de todas formas, tendré que intentarlo.

Llevamos un rato paseando, me está contando ya la quinta anécdota por las lunas de Júpiter. Se para y se calla. Señala a unos jóvenes. Beben, montan escándalo. Ella me mira. Noto como si fuera una pregunta,una pregunta que no lleva ni una palabra.

-Pues no se... tendrán sed... lo están pasando bien.

Uno de ellos vomita.

- No parece que lo estén pasando bien...

-No, no lo parece.

-¿Están enfermos?

-Con toda seguridad.

-¿Qué les hace enfermar?

- Creer que así viven... eso les hace enfermar.

Ella no pregunta más, se da por satisfecha. Reengancha su historia. Sigue hablando. Está empapada, estoy empapado. Pero no importa. Porque en Júpiter, según ella, no llueve, y menos en sus lunas.

Pelea. Hay una pelea. Dos se han gritado. Un par de empujones, una docena de puñetazos y unas patadas de más. Poca cosa.

-¿Por qué hicieron eso?

- Pues... porque... estamos en un mundo de perros... y tenemos que marcar territorio.

No hay más preguntas, porque está todo aclarado. La historia se hace más cercana. Algo sobre princesas de no se que cuento. Ella dice que tengo que conocer esos cuentos, que son los típicos de la infancia. Pero yo de pequeño no escuchaba cuentos, no los leía. Yo los vivía. Y no eran como ella me los cuenta.

- ¡Mira! ¡Un principe y una princesa!-Dice ella señalando a un par de don nadies enzarzados en un asunto poco claro, uno junto al otro y con quizá un poco de ropa de menos.

-Ese, pequeña, no tiene nada de príncipe... y ella... ella hace mucho que no es una princesa... pero quiere volver a serlo...

-¿Y como se vuelve a ser una princesa?

- Pues no lo se... pero así no, desde luego.

-Yo...¿Yo soy una princesa?

-Claro que si. Y lo vas a ser siempre.

Me habla de más príncipes. El que le dijera que ella era una princesa a animado a la pequeña. Me dice que yo soy todo un príncipe. Yo me río. Me dice que ella es mi princesa. O que lo será, cuando sea mayor. Yo sigo riendo.  Me dice que la tengo que salvar de un dragón. Se me sube encima, a los hombros. Me grita cosas sin sentido. Sabe dios, ella de seguro ve el dragón. Le echa muchas ganas, tantas, que hasta termino viéndolo yo.

Nos quedamos sentados. Miramos a la gente. Dos se meten un pico de una sustancia que ni ellos mismos conocen. Me sorprende. Se que hay mucha droga por aquí. Pero la falta de cuidado, me llama la atención.

-¿Y eso, por qué lo hacen?

-¿Te acuerdas cuando antes jugabamos a cazar dragones?-La expresión de su cara me dice que para ella era algo más que un juego. Sonrío- Bueno... quería decir lo de cuando antes cazabamos dragones para rescatarte...¿No fue muy muy divertido?

-¡Claro! Aunque daba un poco de miedo ese dragón...¿Pero qué tiene que ver?

Los miro de reojo.

-Esa, es la manera de que su caza de dragones sea divertida.

Pasa la noche. Ella duerme. Es pequeña, es normal que duerma. Sabe dios que soñará.

Alguien llora. Eso la despierta. Eso me molesta.

-¿Por.. por qué llora?-Bosteza.

Miro a la chica que llora. La verdad es que tengo la impresión de que la niña cree que soy adivino. Pero no hace falta serlo en realidad para saber que es lo que pasa.

- Mucha gente llora... al darse cuenta de que en sus vidas, no tienen a nadie que llore por ella.

Creo que eso a ella le parece triste. Ella me mira.

- Oye Frey...-Dice en voz baja, casi un susurro- Yo lloraría por ti...

-No pequeña, tu sonríes por mi, y así quiero que siga siendo.

Esa respuesta le vale, sonríe, tal y como le he dicho. Tiene una sonrisa muy alegre. Le faltan un par de dientes de leche. Ella aún cree en el ratoncito Perez. Es un dato curioso, simplemente.

-Oye Frey...

-Dime, pequeña.

-¿Odias a los que hacen todas esas cosas que hemos visto hoy?

-No, no los odio... me gusta verlos...

-¿Te gusta... verlos?

- Si... cuanto más los miro a ellos, más agradezco que exista alguien como tu.

Sonríe. Y nos vamos de vuelta a las lunas de Júpiter, y en ese lugar no hay lluvia, no hay enfermedad, sólo hay dragones...

... dragones, príncipes, y una pequeña princesa.







La ciudad de los perros/1

Se acercaban las ocho de la tarde.
Pero el tiempo no era importante en aquella ciudad.
En aquella ciudad…
 … sin importar el momento, un bebe hacía feliz a una pareja y otro arruinaba la vida de una joven que no había sabido mantener las piernas cerradas. Sin importar el momento, la droga consumía más almas que los más atroces infiernos, la prostitución corrompía las carnes con la sífilis y la gonorrea y la violencia ahogaba en sangre las últimas flores de un jardín muy mal cuidado.
Eso él lo sabía, y a pesar de todo, le gustaba.

En un mundo mejor, él no habría sido necesario, ni él, ni su familia, ni su forma de pensar. Pero no había un mundo mejor.
Acarició con suavidad la superficie lisa de su mechero, sonó un chasquido, el olor del queroseno quemándose, se llevó la llama a su boca, en la que un cigarrillo descansaba, lo encendió, el humo entró en sus pulmones y calmó su sensación de ansia. No necesitaba para nada los nervios ese día. Era la hora.
Entró en el hotelucho, y antes de que la puerta se cerrara tras de sí totalmente el cigarro ya descandaba en el bordillo empapado de la calle.
La recepcionista se fijó en él. Cualquier mujer se habría fijado en él. Era un chico esbelto, atractivo, elegante, alguien que en esa zona de la ciudad desentonaba totalmente. Ella habló, él no escuchaba, pasó totalmente de largo, en dirección a la habitación en la que un hombre hoy encontraría la muerte. Ese era su trabajo, él era un asesino.
Llegó en frente de la habitación, se escuchaban leves jadeos, el puso una mueca. No le gustaría seguramente lo que se encontraría. Pero no era alguien precisamente remilgado.
Un disparo quebró la cerradura, un arma tan sofisticada que emitía menor sonido que el del casquillo al impactar contra el suelo del pasillo. La puerta se abrió, el empujo con una mano, avanzó hasta la cama. Por un momento tuvo que apartar la vista.
Las sábanas amarillentas rodeaban el rollizo cuerpo de su víctima, que se movía sobre el cuerpo de lo que él consideraba apenas una niña. No se escapó de su vista la ropa rasgada de la chiquilla, los pantalones apuradamente bajados e incluso en un impulso de ambos cuerpos, al apartarse las mudas que cubren su desnudez puede ver lo que su nariz antes se había temido, el color rojo de sangre virginal.
Extendió su mano , la pistola apuntaba a la nuca del hombre “Lorenzo Sorenti” creía recordar, aunque ese nombre no le serviría de nada en el camposanto.
Disparó, el aire se detuvo, el cuerpo dejó de jadear de placer para hacerlo de dolor, sólo un segundo, y su movimiento se paró. La niña rompió a llorar. O eso pensó él. No, simplemente sus sollozos se empezaron a oír. Su llanto ya era de antes.
Dio un par de pasos más hacía la cama. Apunto a la cabeza de la chica.
Ello no dijo nada, simplemente le miró. Eso le irritaba, no rogaba por su vida. No le miraba con odio ni desprecio. Le hizo sentirse culpable por un momento, aunque no sabía porque.
Ella le sonrió. Eso le aterro, apretó el gatillo. Acabo con el miedo. El olor de la pólvora, acababa con todo. Se dio la vuelta, abandonó el lugar. Sonrió a la recepcionista.
El humo salía de entre sus labios acompañado de un suspiro.
En aquella ciudad…
Alguien vivía, alguien moría.
Sin importar el momento.

A mi alrededor.

No había luz ni forma.

No había fragancia ni perfume.

No había ni regla ni norma.

No había música ni sinfonía.

No había sabor ni gula.

No había perjuicio ni algarabía. 

No había caricia o textura.

No había nada. 

Y de la nada...

Nada sale.





B : ¿Por qué salimos hoy tu y yo solos?

S: ¿Echas de menos a alguien o qué?

B: No especialmente... pero es raro....¿Los demás están en una orgía?

S: ¿Van a hacer una orgía dejando fuera a los únicos dos que merecen la pena en la cama?

B: Tienes razón...¿Hacemos una orgía nosotros?

S: Humm.... sólo somos dos.

B: ¡Llamo a mis ex y tenemos ya una lista larga!

S: Que va tío... tus ex... no iba a molar...

B: ¿Por qué?

S: Porque a todas les gusto yo...-Me empiezo a reir de él.

B:¡Oye tío, eso es un golpe bajo!-Se me tira encima.

S: Para anda, nos van a echar de bar.

B:¿Pero qué dices?-Señala la barra- Si a la camarera me la tiré...

S: Aquí no hay ninguna camarera... el camarero es el duelo del bar de toda la puta vida...

B: ¿¡Qué!?¿A quien me tiré yo entonces?

S:¿No sería al dueño, no? Joder macho, que es un hombre casado...-Me entra la risa.

B: ¡Oye tio! Que es serio... que me dijo que era la camarera...

S:¿Estaba en la barra?

B:No...

S:¿La viste servir algo?

B: La vi llevar cosas una mesa...

S:¿No sería a su mesa?

B: Mierda tío...

S: Estaría buena por lo menos.

B: Si si, eso si. Estaba buenísima.

Le miro de reojo.

B: Vale tío... de cara normal, pero un cuerpazo de la hostia.

Ni me muevo.

B:¡Unas tetas! Y la chupaba de puta madre.

S: Joder... tampoco me interesa... Seguro que la chica no sabía lo viciado que eres del WoW

B:¿Qué no? Si era ella más level que yo...

S: No es normal lo tuyo tío... enserio...¿Cómo cojones las encuentras así?

B: No se, tengo ese don.

S.¿Don? Maldición, su puta madre... Si le echa más horas que tu, debe de ser .... No se tío, rara...

B: Tampoco me importa mucho como sea... de personalidad, claro.

S: Ya veo ya...-Miro a mi alrededor.- Habrá que ligar algo...

B: Cierto...-Mira a la puerta. Acaba de entrar alguien- Bueno tío... yo me voy a saludar a la "camarera" Nos vemos luego...

S: A ver si es verdad....-Pego un trago a la cerveza.

No nos vamos a ver más por hoy, pero bueno, ya lo tengo asumido, él siempre es así.


G:-¡Déjame sitio!

S:-¿Más? Joder... eres la mitad que yo y ocupas el doble... pero bueno... me aparto, me aparto...-Me encojo un poco en la cama.

G:- No, si vas a estar mal a gusto, no lo hagas...

S:-Eres bien caprichosa¿Sabias?

G:-¡Tendrá morro, si eres tu el que me espachurras!

S:-¿Te invité yo a dormir en mi cama? Encima que te acoplas, no me estés riñendo.

G:- Pero si...¡Claro que me invitaste tu!

Arqueo una ceja, sonrío. La miro.

S:-¿Qué te tengo dicho de corregirme?

G:-¡Ains, me pones de los nervios!¡Odio dormir contigo!

S:-Nadie te obliga... Nadie te obligo nunca, y ya llevas unos años apalancandoteme en la cama¿Qué te dice eso?

G:-¿Qué te quiero mucho?

S: -Pelota.... Pero aparte de eso...¡Que no resistes la tentación de dormir con un buenorro como yo!

G:- Flipado...

S: -De flipado nada chica, simple realismo.

G-¿De verdad crees que duermo contigo por eso?

S:- No, pero tengo que hacerme publicidad¿Sabes?

G:- Ya.... vale, vamos a dormir eh....

S:- Vale... vale...¿Un besito?

Me da un beso en la mejilla, yo otro a ella. Se acurruca en mi pecho, la rodeo con un brazo.

G:- Humm....

S:-¿Qué pasa ahora?

G:- No, nada... que te quiero mucho-Me achucha.

S:- Hay que joderse con lo que me salta ahora...-Ruedo los ojos. Apago la luz- Anda... anda... ya...

G:- Borde... -Suspira- Buenas noches anda.

S:- Buenas noches dulce niña.

Siempre se vive la misma escena, conversaciones distintas en la misma situación.
 Cada vez que le digo esto, creo que sonríe.

Ojala sea verdad....

Porque.... me gusta que sonría.... incluso cuando yo no lo veo.

S:- Mi puta madre.... ¿Madrugais? Joder...-Me tapo los ojos con la almohada-¿Para qué coño me despertáis?

R:- La comida tío...¡Que ya son las tres!

S: -Mi puta madre...¿Me despiertas para la comida? No tengo hambre, por eso duermo¿No es evidente?

R: -Si,si, lo es. El que tiene hambre soy yo, y no hay nada pre-cocinado.... y dado que eres el único que cocina sin tener que llamar a los bomberos... Venga....-Estoy seguro de que me pone ojitos. Aunque no le veo, claro.

S: -¡Joder! Ayer me acosté tarde...¿Sabes?

R: -Pues si... estaba yo contigo... evidentemente....

S: -Uff....-Sonrío- Enga... anda...¿Qué os apetece a ti y a la otra?¿Qué donde está, por cierto?

R: -Durmiendo... son las tres, para ella es pronto... ala, venga..-Me tira unos pantalones a la cama. Los cojo y me los pongo. Me levanto.

S:- Dame un minuto¿Quieres? Tengo que lavarme la cara... y eso... ser persona...

R:- Valep...¿Voy haciendo algo? Bueno... me voy antes de que digas que si...-Se va.

En la cocina ambos.

S:- Joder... algún día tendrás que empezar a cocinar.. por el bien de la especie humana...-Le miro, sonrío- Los hombres que cocinamos ligamos un montón...

R: -¿No me digas? A mi me sorprendiste con el primer plato, con el segundo me enamoraste y en el postre supe que esa noche sería tuyo..-Parpadea exageradamente.

S: -Gilipollas....-Enciendo el horno.- Anda... vete a comprar o algo así....

R:- Vale anda... ahora vengo-Se marcha.

Un rato después. Sale una cantidad tremenda de humo por la puerta abierta de la cocina. Estoy sentado en el pasillo con la espalda apoyada en la pared. Él se sienta a mi lado.

S: ¿A sí que soy el único que cocina sin necesidad de bomberos, eh?-Suspiro.

R:-¿Unas pizzas?¿Eh?-Me pone una mano en el hombro.

S:- Que remedio...

Esta será una historia, para mi y mis amigos más que nada, pero si entretiene, eso que os lleváis.



S-
Edad: 20 recién cumplidos [Es el más joven]
Situación: Vive con R y con G en la misma casa[F se apalanca casi a diario]
Está: Estudiando psicología laboral y economía.
Es: El deportista del grupo, es que está en mejor forma aunque también es de los inteligentes. Pasa mucho de la gente, excepto de su pandilla.
Rutina: Tocar el piano, nadar, estudiar algo[Que remedio] leer, estar con la panda. Poco más.
Relaciones: Mejor amigo de R, G y B

R:
Edad: 21 años y pico.
Situación: Vive con R y G en la misma casa [F se apalanca, como ya se ha dicho]
Está: Estudiando artes. Ilustración.
Es: El sentimental, a su vez el que más gente conoce, el más social de todos con bastante diferencia. Tiene la agenda a reventar de gente. Suele hacer caso a todo el mundo, aunque ni el sabe porque. Pero siempre por encima de todo está su pandilla.
Rutina: Dibujar, dibujar, dibujar... Estudiar[Mínimo] Estar con la panda.
Relaciones: Mejor amigo de S y B.

F:

Edad: 21 largos, a punto de los 22
Situación: Vive con los padres, supuestamente. Se pasa el día en casa de la novia o de G,S y R.
Está: Trabajando en un hospital, si eso.
Es: El marchoso, todo el día está por la calle, o viciando. No para. Se hecho novia hace años y ya con eso va para largo. Insiste en que todo requiere para ser razonable un barril de cerveza.
Rutina: Trabajar, vicicar. Sobar. Quedar con la novia. Salir con la panda. Beber.
Relaciones: El único con pareja, el que más se habla con todos.

G:
Edad: 23 años largos.
Situación: La misma que S y R
Está: Trabaja de dibujante[Centrada en el comic]
Es: La artista, y la tranquila. También suele ser la que insiste en que todo el mundo ande de buenas y hace que se reconcilien. Sobre todo riñe a S.
Rutina: Dibujar, dibujar, dibujar. Estar con la panda. Dibujar[Hacer como que lee, porque se lo manda S, quiere culturizarla, realmente adora ser el profesor]
Relaciones: Mejor amiga de S.

B:
Edad: 20, casi 21
Situación: Vive con sus padres, no vive en la ciudad. Pasa de vez en cuando.
Está: No hace nada, trabaja a veces, donde puede. Es un poco vivalavirgen.
Es: El salido por excelencia. Todo el día piensa en sexo, o en viciar, que tampoco se le da mal. No obstante, liga mucho, por lo que se pasa la mayor parte del día con mujeres. Cuando sale. Se mete en muchos lios.
Rutina: Viciar, vaguear. Salir, salir, salir. Si eso la panda. A veces, incluso trabajar.
Relaciones: Es el protegido del grupo.

D:
Edad: 22, acabandolos.
Situación:Vive con Q.
Está: Trabajando. Químico.
Es: El "cachas" del grupo. No es el que está en mejor forma. Pero si el que más grande de todos. Siempre fue el más grande. Aunque a pesar de eso es muy pacífico. Es el que cuida de los demás.
Rutina: Trabajar, trabajar. Salir un poco. Viciar. Estar con la panda. Ir a ver a la familia.
Relaciones: Mejor amigo de Q.

Q:
Edad:23 recien cumplidos.
Situación: Vive con D
Está: Buscando trabajo. Ingeniero.
Es: El sabelotodo. Es el que más cosas sabe, y el más inteligente. Siempre anda bombardeando al resto con datos. Los demás lo mandan a la mierda, menos S y D, que lo aguantan bastante bien. También es de los fuertes, de hecho, cuando hay problemas, es el que más hostias mete. Está algo loco, sospechan.
Rutina: Buscar trabajo. Viciar. Leer. Estar con la panda. Estudiar[Si, sigue, va a sacar otros estudios] A veces ayuda a su padre para sacarse unas pelas.
Relaciones: El mejor amigo de D.

No es especialmente interesante, pero si es importante[Amistad]



S:- Joder tío...-Pongo una mueca- No seas tan explicito... Que asco das...

F:-¡Calla! Que termino... bueno, eso... que cuando vas a correrte le sueltas ¡Y "Pum" se convirtió en Choca-Pick!-Empieza a reir a carcajada pura- No miréis así¿Molaba o no?

S:- Dios... cállate... Enserio... eres una rata asquerosa...

R:- Buah... ya verás... a la próxima que me tire se lo digo...

S: - Anda el otro... -Miro a "R". Pongo la mano en su hombro- Para eso... quedan muuuuuchos años... chaval....

R:- ¡Flipado de la vida! ¿Yo? Cuando me de la gana. Más que vosotros dos juntos....-Nos señala a "F y a mi"-

F se pone las manos detrás de la nuca.

F:-Aquí el único que lo hace cuando le da la gana soy yo, que para eso tengo novia-Pone sonrisa tonta.

S y R: -¡Calla rata asquerosa!- Terminamos riéndonos.

F:- Ya os pueden dar por el culo- Se indigna.

R:- No te enfades hombre...-Sonríe- Na... se le pasará...

S: Como le duren las perretas como los polvos, ya hace rato que estamos perdonados-Me río.

F: ¡Joder! Menuda os dio hoy conmigo, envidiosos de mierda...

S: Anda, que sabes que es broma tontorrón, con lo que yo te quiero-Le lanzo un beso.

F: ¡Quita pa allá, florecilla!

R: Que enamorados se os ve....-Se cruza de brazos, ladea la cabeza-

S: De ti, amor-Le guiño un ojo.

F: ¡A ti te van todos, joder!

S: Si tu me rechazas....-Me encojo de hombros- Habrá que buscar nuevos horizontes...

R: ¡A todo esto tío!¿Qué cojones hacemos aquí? ¡Habíamos quedado con esas hace media hora pa ir a cenar!

S: Por esas dos yo no me meto prisa. Ya me la pueden comer.

R: ¡Efectivamente! Pueden, pueden, pero para eso hay que ir.

Le miro de reojo.

S: Mira que eres gilipollas....-Suspiro- ¡Pero un gilipollas que acierta de pleno! Ala, vamos...-Hago un ademán con la mano- ¡Tu! ¡El de la novia! ¡Nos vemos!-Empiezo a caminar-

R: Eso... venga, ta luego tío, te llamo o algo...-Echa a andar conmigo-

F: -Ala, a cascala...

R:¡Si va bien, esperemos que no!-Ríe. Yo también me río.-

Miro a R, ya estamos lejos de F.

S:- Como está la morena eh... Dios...

R: ¡Ay mai! Y la pelirroja...-Hace un sonido raro con los labios- Pa...

S: Cállate anda... que sabe dios que cosa soltaras...

R: Cuerre tio, que mira que horas...¡Ya va a estar to cerrao!

S: Esperemos que las piernas de ellas sean una excepción...¿No?-Me río.



Nada de esto es especialmente interesante, pero no se, se me hace raro pensar que ya llevamos así 8 años. Que tendrá la amistad.

Eso es fácil.

Los tiene a ellos.


-¡No seas imbécil!-En ese momento ella se sonroja. No se aún bien porque.

Ni siquiera contesto. ¿Para qué?

-Ven aquí, anda.-Me hace un gesto con la mano para que me acerque. Me acerco. Me da un beso en los labios. Ella sonríe, se muerde los labios mirándome a los ojos. Pone cara de boba enamorada. Tengo curiosidad por saber que cara tengo yo.- Eres un tonto...

-Huy si, una cosa loca...-Suelto como siempre.

Ella se ríe. No se de que.

-Bueno que...¿Qué hacemos?-Me pone ojitos.

-¿Hacemos?¿Tiene que ser en plan pareja? Desde luego que no sabía donde me metía con esta movida eh...-Digo con tono divertido. Más o menos. No siempre me sale. 

-Claaaaro, si debes de pasarlo tu fatal conmigo... ¡Lo que yo tengo que aguantar si que no tiene nombre!-Me abraza. Yo a ella no. Tengo ganas, pero por hacer el papelón. Total, ella me va a abrazar igualmente. Eso me gusta de ella, me abraza aunque yo no lo haga, me besa aunque no lo haga yo. Es una buena chica.- ¡Algún día me fugaré con algún maromo de por ahí!

-Te invito a ello.-Hago un gesto con la mano.- Ale, corre. Aquí te espero.

-Como tarde él lo mismo que tu, poco vas a esperar-Se ríe de mi.

-Toma... que ... patada... más... gratuita....-En realidad me hace gracia. No estoy acostumbrado a que me contesten de esa manera. Por eso me gusta.Entre otras cosas. La aparto de mi.- Ala, quita bicho... 

-¡No seas tonto! ¡Sabes que es broma!-Me abraza otra vez- Anda... no te enfades...

-Víbora.... Aleja tus colmillos de mi-Es entretenido esto de las "relaciones" como ella llama a lo nuestro, pero no acaba de convencerme. Yo no la "quiero" a ella como ella me quiere a mi. Me parece.

-Venga anda-Se separa un poco.- Que estamos perdiendo el tiempo en tonterías...

-Pues no se que decirte.-Yo siempre se que decir, por eso normalmente no digo nada.

-Pues no digas nada....-Se me acerca de nuevo. Va a besarme. Me acaba de parecer un momento de un anuncio de colonia. No me apetece besarla. Giro la cara. Me besa la mejilla. Sonríe de una forma triste, sólo por un momento.- Bueno...

Dice eso cuando algo mio le incomoda. Lo dice muy a menudo.

Yo no digo nada. Simplemente espero, mirando a otro lado.

-Bueno...-Repite.- En fin...

Me da la impresión de que la intimidan estas situaciones. No sabe salir de ellas. No conmigo, al menos.

- Dame un beso, chica.-No suelo llamar a las mujeres por su nombre. No se porque. No hay ninguna razón en especial, que yo sepa. Se enfadan más cuando las confundo de nombre. Eso es cierto.

Ella me sonríe, me besa. Yo la beso, sigo sin tener ganas de hacerlo. Pero podría tener ganas luego.

-Ains... Si es que te quiero,eh, bobo-Dice melosa.

-Si es que te quiero, eh.....- Hay un largo silencio.- Chica.